Consejos para curar las quemaduras

Cómo curar las quemaduras con remedios caseros.

El horno, la plancha, la vitrocerámica, un pequeño descuido y acabamos con dolorosas quemaduras. En el caso de accidentes de este tipo y solo cuando se trata de quemaduras de primer grado, podemos reaccionar acudiendo a algunos trucos caseros útiles.

Es importante saber que si hay ampollas y la quemadura es más grave no hay que entretenerse en intentar curarla con algún remedio, sino que hay que acudir al médico de inmediato.

Si necesitas conocer algunos trucos y remedios naturales para tratarlas, continúa leyendo este artículo en el que te damos las claves para que sepas cómo curar quemaduras con remedios caseros y aliviar también el dolor.

Aplicar agua fría

Después del accidente y antes de aplicar cualquier remedio casero, es importante limpiar el área que haya recibido la quemadura con abundante agua fresca. Puedes dejar correr el agua sobre la zona quemada o meter la parte de la piel afectada en un recipiente lleno de agua fría. Esto te ayudará a aliviar el dolor y las molestias un poco así como a limpiar la zona antes de aplicar el tratamiento natural.

Del mismo modo, será fundamental que evalúes la gravedad de la situación, puesto que tan solo las quemaduras de primer grado podrán ser tratadas en casa; en casos más graves, deberemos acudir de inmediato al centro médico.

Los especialistas dirán qué es necesario hacer según la gravedad de la herida y puede que simplemente con usar algunas cremas para quemaduras y algunos cuidados básicos sea suficiente o puede que haya que hacer algún tipo de cirugía para reparar los daños en la dermis.

Aloe vera para las quemaduras

El aloe vera o sábila es sin duda el rey de los remedios caseros para quemaduras y problemas de piel, pues además de aliviar el dolor ayuda a regenerar la piel. Solo debes cortar una hoja de aloe vera y aplicar su gel en la parte afectada, el alivio será inmediato.

Como el efecto es mayor y más rápido si la pulpa o el gel de la sábila esta frío, si el dolor te lo permite, puedes ponerlo en un vaso o pequeño recipiente en la nevera por unos 20 o 30 minutos o menos rato en el congelador.

Por ello, también es buena idea tener de forma habitual este gel en el refrigerador, ya que en frío actúa mejor para aliviar la piel tanto si nos hemos quemado como si tenemos eccema, alergia cutánea y otros problemas similares.

Del mismo modo, es muy recomendable usar aloe vera para tratar las quemaduras del sol en la piel. Es por este motivo que siempre resulta muy útil contar con una planta de aloe vera en casa para así poder echar mano de ella cuando sea necesario.

Cebolla cruda
Para aliviar las quemaduras, sin duda, la cebolla es uno de los antisépticos más potentes de la naturaleza además de que ayuda a hidratar nuestra piel.

Es un ingrediente presente en la mayor parte de los hogares, por eso ante una quemadura doméstica puedes picar una cebolla por la mitad y aplicarla en el área. Deja que haga efecto durante unos 10 minutos, retírala y deja la herida un rato al aire. Después vuelve a lavarla con agua fresca como te hemos comentado al principio.

Con este truco natural para las quemaduras domésticas, conseguirás reducir el dolor y, a su vez, prevenir la aparición de ampollas en la piel de la zona afectada.

Miel para quemaduras

Si todavía buscas más remedios que den respuesta a tu duda sobre cómo curar quemaduras debes saber que la miel es otro buen antiséptico, así que si dispones de un poco en casa es una gran opción para aliviar y curar las quemaduras.

Aunque la zona quedará un poco pegajosa, no dudes en probar esta alternativa; te recomendamos que cubras esa parte del cuerpo con una gasa o una venda estéril para evitar así que la miel manche la ropa.

Asimismo, es importante que conozcas los múltiples beneficios de la miel, ya que este producto natural puede ayudarte a aliviar numerosas dolencias y mejorar muchas afecciones simples.

Cómo curar las quemaduras con tomate

Un remedio casero popular para las quemaduras y de muy fácil acceso es el tomate, su textura y propiedades lo convierten en una opción muy refrescante que ayudará a curar las quemaduras de forma natural.

Y es que este alimento habitual en nuestra cocina cuenta con un gran poder humectante, así como también actuará como cicatrizante y mejorará el área donde se ha producido la herida.

Tan solo debes cortar uno por la mitad o varias rodajas, lavarlo un poco con agua fría y aplicarlo en la parte afectada de la piel, dejarlo el máximo de tiempo posible y luego al retirarlo lavarte de nuevo la zona con agua fresca.

Patata o papa cruda

La patata o papa es otro poderoso hidratante que te ayudará a aliviar la zona y mejorar la quemadura. Este remedio casero para curar quemaduras es altamente efectivo, pues la papa absorbe el calor, alivia el dolor de forma inmediata y reduce las molestias.

Elige una patata que esté en buen estado y córtala por la mitad o a rodajas, lava los trozos con agua fría y aplícala directamente en la zona afectada, notarás el efecto de alivio enseguida.

Pasta de dientes para quemaduras

La pasta de dientes es uno de los remedios caseros para quemaduras que se encuentra entre las mejores opciones y es de los más extendidos en el mundo.

Las pastas mentoladas tienen gran efecto refrescante y ayudará a evitar la aparición de las ampollas.

Primero deberás mojar la zona con agua fresca durante unos pocos minutos, aplica luego una capa gruesa de pasta de dientes en la parte quemada, deja que haga efecto hasta que se seque del todo y luego retírala con agua fría o tibia pero sin frotar.

Aceite de lavanda

En las quemaduras de primer grado también es muy aconsejable usar aceite de lavanda aplicado directamente sobre la parte quemada, tras haberla refrescado con agua.

Hay que aplicarlo sin masajear y hay que hacerlo dejando caer unas gotas de aceite en la piel y repartirlo con suaves toques. Además, hay que usar una cantidad generosa y asegurarse de cubrir bien la zona entera.

Gracias a sus propiedades antisépticas, calmantes, hidratantes y analgésicas este producto natural tendrá un efecto rápido y el alivio será inmediato. También gracias a sus propiedades se evitará la aparición de ampollas y de cicatrices.

Esto debe realizarse unas 3 o 4 veces al día y se puede aplicar un paño de algodón limpio encima para proteger la herida mientras el aceite de lavanda hace efecto.

Este es un producto especialmente aconsejable como uno de los mejores remedios caseros para las quemaduras del sol.

Cómo curar una quemadura de segundo grado

Si la quemadura es muy profunda y se presentan síntomas como mucho enrojecimiento de la zona afectada, dolor intenso, punzadas, ardor y quemazón y aparición de ampollas, entonces lo mejor es que acudas a una clínica.

Estos remedios caseros comentados aunque pueden aliviar las molestias de forma parcial, no serán de utilidad en caso de quemaduras de segundo y tercer grado. Y es que los casos graves deben recibir el pertinente tratamiento médico.

Por último, queremos darte algunas recomendaciones para tratar las quemaduras que serán de gran ayuda en caso de accidente o emergencia:

En caso de incendio o accidente en el que alguien está en llamas, hay que envolverlo en una manta inmediatamente para sofocar el fuego y llamar a emergencias.
No se debe quitar la ropa nunca ya al retirarse puede empeorarse mucho la herida, puesto que los tejidos pueden estar adheridos a la dermis.
Aplicar siempre agua fría, excepto si la herida es grave.
Elevar la zona quemada para regular la circulación sanguínea de forma que se reduzca el dolor.
Nunca no aplicar hielo directamente, mejor una bolsa de hielo envuelta en un paño o trapo y solo por unos instantes, retirarla y volver a ponerla unos segundos varias veces.
No aplicar ungüentos si hay herida abierta o ampollas, ya que se trataría de una quemadura de segundo o tercer grado.
Proteger la parte herida con un apósito o gasa estéril.
No reventar nunca las ampollas aunque sean pequeñas o duelan mucho, pueden infectarse con gran facilidad.
No despegar la piel ni en el momento del accidente ni durante el proceso de cicatrización.
Para aliviar el dolor se puede tomar medicamentos antiinflamatorios y analgésicos como ibuprofeno o paracetamol, pero nunca aspirina.

Este artículo es meramente informativo, no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Irene Juste. Un Cómo

Deja un comentario