Importancia de la imagen corporal sana en los hijos

La relación de los padres con sus hijos es el factor más importante para el desarrollo de la imagen corporal

Para los padres, nunca ha sido más difícil animar a sus hijos a formarse una imagen corporal saludable. Cuando los niños entran en la adolescencia hoy en día, experimentan los cambios normales del desarrollo en una sociedad obsesionada con modelos poco realistas de la apariencia que “deberían tener”.

La buena noticia es que la relación de los padres con sus hijos es el factor más importante para el desarrollo de la autoestima. Aquí encontrará más información sobre lo que debe saber y puede hacer para promover una imagen corporal saludable en sus hijos.

Lo que los padres deben saber sobre la imagen corporal

Los niños empiezan a formarse una imagen corporal o a tomar consciencia de su atractivo físico a una edad temprana, como los ocho años. Muchos comienzan a sentirse insatisfechos con su cuerpo o con ciertas características físicas a esta edad (Heron, 2013).

Tanto los varones como las niñas sienten presión social para que sus cuerpos tengan un aspecto determinado. Las niñas experimentan índices más altos de insatisfacción con sus cuerpos; esto aumenta con la edad. Sin embargo, los muchachos sienten la misma presión para tener un cuerpo ideal, pero es menos probable que hablen acerca de sus sentimientos.

Los niños reciben mensajes acerca de la apariencia deseable a través de los medios y también de familiares y amigos. En los medios, la mayoría las imágenes se alteran para crear la ilusión de que las modelos son más delgadas o tienen senos más grandes. Y los modelos masculinos dan la apariencia de ser más musculosos, más altos y de tener menos grasa corporal que la que realmente tienen.

La familia y los amigos pueden reforzar estos mensajes al hacerle comentarios a un niño acerca de ellos mismos o de los cuerpos que se ven en los medios.

En algún momento, la mayoría de los niños tratan de parecerse a estos modelos y algunos pueden recurrir a medidas extremas para lograrlo. Los varones pueden hacer ejercicio en forma excesiva y usar suplementos para estar más musculosos. Las niñas pueden seguir dietas, saltarse comidas y hacer ejercicio en forma exagerada para tener un cuerpo ideal.

¿Cómo pueden ayudar los padres a que sus hijos se formen una imagen corporal saludable?

Respete sus sentimientos. Cuando un hijo se queja de cierta parte del cuerpo o de su apariencia general, escuche y reconozca estas preocupaciones. Hable de sus propias experiencias y sentimientos con respecto a su imagen corporal.

Está bien que diga que a muchas personas les cuesta aceptar ciertas características de sus cuerpos, por ejemplo, la forma de la nariz, la textura del cabello o la estatura.

Reconozca estos sentimientos y hágale saber al niño que esto no afectó su forma de ser ni su capacidad para tener éxito, formar amistades y disfrutar de la vida.

Tanto para los niños como las niñas suele ser un poco más fácil hablar de esto con un padre, madre o adulto de confianza que sea del mismo sexo.

Céntrese en las habilidades. Hable con sus niños sobre sus habilidades y logros. Ayúdeles a encontrar actividades que realmente disfruten y en las que se destaquen.

Puede ser un deporte u otra actividad, como arte, música o senderismo. Cuanta más confianza tengan en sus habilidades y logros, más probable es que se formen una imagen corporal sana de sí mismos.

Elogie a su niño. Está bien decirle a un hijo que es guapo o a una hija que es hermosa, pero mejor aun es elogiarlos por su capacidad de pensar en forma creativa, solucionar problemas y ser buena compañía.

Es importante que sepan que hacen aportes valiosos al mundo por otras cualidades además de su apariencia física.

Piense en su influencia. Trate de evitar comentarios acerca de usted como “necesito ponerme a dieta” o “estoy demasiado gordo” en presencia de sus hijos.

Sea consciente de los medios que lee, por ejemplo, revistas con hombres musculosos en las portadas. Al mirar películas, evite los comentarios sobre la apariencia física de los actores.

Sus hijos, tanto los varones como las niñas, siempre escuchan. Lo que usted diga y haga influirá en la forma en que sus niños piensen acerca del atractivo físico.

Hable de los mensajes de los medios. Es casi imposible proteger a los niños de los medios todo el tiempo. En lugar de esto, hable con ellos de lo que se ve en la televisión, las películas y las revistas.

Preste atención a los programas que sus hijos miran y hable de los personajes que parezcan obsesionados por su aspecto físico. Presente modelos alternativos o hable de los otros intereses de las personas famosas que ellos admiran.

Tenga cuidado con sus comentarios. Hacer comentarios sobre la apariencia física de sus niños sólo hará que piensen más en su imagen corporal. Aun cuando crea que los está elogiando, hablar de las características físicas puede llevarlos a pensar que eso es más importante que otros aspectos de su vida.

Comparta los hábitos de vida saludables. Hacer comidas saludables y ejercicio juntos es una gran forma de motivar a sus niños a formarse una imagen corporal sana, y una manera maravillosa de pasar el tiempo juntos.

Anime a sus hijos a cuidarse y a tener buenos hábitos de aseo. El cuidado personal promueve la confianza en sí mismos y contribuye a la buena salud en general.

Si algo le preocupa, busque ayuda. Estar activo, comer saludablemente y cuidarse es importante para la salud general y la imagen corporal de sus niños.

Sin embargo, el ejercicio excesivo, las dietas exageradas, el uso de esteroides y una preocupación tan excesiva por la apariencia física que afecta la vida del niño en el hogar, el colegio o el ámbito social, son indicadores de que podría necesitar ayuda adicional. Si algo le preocupa, hable con el pediatra.

Puede proteger a sus hijos del impacto negativo de los medios y del mundo que los rodea animándolos a formarse una imagen corporal sana. La relación con sus hijos es vital para su autoestima, y el amor y la orientación que les dé como madre o padre les ayudará a aceptarse y quererse a sí mismos.

Rayna Charles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *