Lo que no puedes dejar de hacer en Irapuato

Descubre lo que puedes hacer en Irapuato y no irte sin disfrutar unas deliciosas fresas

Tómate el tiempo para explorar la ciudad, te contamos qué puedes hacer en Irapuato, te encantará descubrir algunos secretos bien guardados cuya historia se remonta al s. XVI, aunque sus orígenes son prehispánicos.

  1. Comienza tu recorrido en la enorme plaza de los Fundadores, presidida por un monumento a los orígenes de Irapuato. Quizás te resulte familiar la fuente de los delfines… si has visto ya la del Baratillo en Guanajuato. Ambas fueron obsequio del emperador Maximiliano de Habsburgo.
  2. En esta plaza encontrarás ya varios edificios interesantes. A un lado verás la Presidencia Municipal, originalmente una escuela para niñas, construida en estilo neoclásico.
  3. Junto a la Presidencia Municipal te habrá llamado la atención la fastuosa portada barroca con columnas salomónicas del templo de la Soledad, también conocido como la parroquia del centro. Construido en el s. XVII, sus grandes dimensiones son peculiares para una población del tamaño de Irapuato. No te pierdas el retablo mayor del templo, representando el sufrimiento de María.
  4. Cruzando el jardín principal llegarás al templo de San Francisco, que originalmente era parte del conjunto del convento y templo de la orden franciscana construido en el s. XVIII. Del convento sólo queda la cruz atrial, hoy ubicada en el atrio del templo del Hospitalito. Un templo de fachada sencilla, al uso de la orden mendicante, coronado por el escudo de los franciscanos, las cinco llagas sangrantes de Nuestro Señor. En su interior encontrarás una magnífica representación de la Virgen de Guadalupe realizada por Cabrera. Junto al templo de San Francisco, encontrarás el templo de la Tercera Orden.
  5. Regresa sobre tus pasos y cruza la plaza de Fundadores. Al final encontrarás un bello templo rojo: el templo del Hospitalito, un antiguo hospital de indios fundado por don Vasco de Quiroga. Puedes hacer una escala, fíjate en primer lugar en las gárgolas representando seres fantásticos, entra y admira la magnífica imagen del Señor de la Misericordia, elaborada con la técnica de la pasta de caña llamada tatzingueni, propia de los indios purépechas.
  6. Bordea el templo por la calle Revolución y gira a la izquierda a la altura de 5 de Febrero, a dos cuadras. En la primera esquina encontrarás el Museo de la Ciudad, ubicado en un magnífico edificio del s. XVIII.
  7. Recuerda, no puedes irte de Irapuato sin probar sus deliciosas fresas. No tendrás ningún problema en encontrar un buen platillo de fresas, pero te recomendamos una visita a la Cristalita. Las puedes tomar con crema, cristalizadas o en chocolate. Irapuato es además famoso por los trabajos de cestería, una tradición que continúa vigente desde tiempos prehispánicos. Si quieres acercarte al mercado, lo encontrarás pasando el templo de San Francisco.

 

Secretaría de Turismo Guanajuato

Deja un comentario